domingo, 8 de agosto de 2010

Receta de " Guiso de Albóndigas de bacalao"


Esta receta va para aquellos que añoran los guisos de antaño, o sea, todo el mundo.La foto del guiso la tengo, pero no la he podido descargar, la pondremos en breve.
Ingredientes:
- Bacalao salado, importante que no sea congelado, del salao que se ve lleno de sal, que ya nos encargaremos nosotros de desalarlo con paciencia.
- Garbanzos para poner a remojo el día anterior
- Alcachofas, una por comensal, y si somos de verduras, pues dos, y congeladas nada, del tiempo, que hay que pelarlas.
-Fideo grueso
- Una cebolla grande y hermosa troceada
- Un bote de tomate rallado o rallamos dos tomates grandes y maduros
- Pimentón
. Patatas
- Azafrán o colorante
- Perejil
- Ajos, dientes de ajos
- Pan de pueblo, del día anterior si es pan corriente
- De seis a ocho huevos, mejor ocho

Modo de hacer la receta:
Previamente se ponen la tarde anterior o la noche anterior a cocinar el plato los garbanzos a remojo con bastante agua, y en una fuente honda se pone también a remojo el bacalao. Que éste habrá de cambiársele el agua unas tres o cuatro veces o las que quieras. Al día siguiente puedes o ponerte a hacer el sofrito o ponerte con las albóndigas, si vas corto de tiempo, ponte primero con el sofrito. En una olla grande, podemos usar la olla pronto, aunque no la usemos para cocer a presión, ponemos al fuego los garbanzos en agua, a fuego lento. En una sartén sofreimos la cebolla con un buen chorro de aceite de oliva. Dejarse los aceites baratos para engrasar puertas, aquí se cocina con aceite de oliva.Y cuando ya coge colorcitoo altiempo, seañaden los corazones de alcachofa. Que la alcachofa se ponga tostada. Hemos de poner el corazón de la alcachofa, y ya se le añade un par de dientes de ajo y el tomate. Eso se sofríe y cuando el tomate esté algo hecho, se vuelca todo a la olla en la que están cociéndose los garbanzos. Esto habrá de cocer a fuego lento alrededor de dos horas, así que paciencia, que luego viene la recompensa. Se trata de que el garbanzo se ponga tierno y gustoso, en su `punto. La patata la pondremos más tarde, que en quince minutos se hace. Mientras todo va cogiendo cuerpo, nos ponemos con el bacalao. Cogeremos una parte para desmigajar, en un cuenco o fuente grande. A ese bacalao se le añadirálo equivalente a una barra de pan normal, pero en pan de pueblo, los ocho huevos, perejil fresco cortadito y si quieres pues le añades del seco también, y un par de dientes de ajo en trocitos muy pequeñitos. Se sala un poco y se le añade colorante alimentario y algo de pimienta en polvo. Lo vamos amasando, veremos cómo se forma una pasta que podemos agrupar con las manos y hacer formas de croquetas o albóndigas. Lo vamos poniendo en una bandeja, te pueden salir de dieciocho a veinte albóndigas perfectamente, y grandes, a mí me gusta hacerlas con forma alargada, otros hacen bolas, a gusto del consumidor. Ponemos una sartén con abundante aceite, aquí os recomiendo que sea de girasol, porque salen con el aceite de oliva demasiado fuertes de sabor. Pues las vamos friendo en tandas, y las partamos en una olla. Del bacalao que nos queda, cortamos en dados o en lomos, como queramos, y a la olla de los garbanzos, que siga cociendo, y pasada esa hora y media, se echan las patatas. Recordar que hay que poner bastante agua para que tengamos caldo de sobra.

1 comentario:

Rosa dijo...

Amora:
Tengo que afinar el arte de las albóndigas, me han salido como pedruscos de duras (creo que exceso de pan o demasiado duro), luego he hecho algunos cambios, no he puesto la alcachofa, pues ahora no es temporada y la he sustituido por judia verde que en la Curruca abunda en esta temporada.ja,ja,ja.